PP, Ciudadanos y Compromís ‘silencian’ la radio municipal

Alfred Costa: “Es lamentable que justo al día siguiente de la jornada mundial de la Libertad de Prensa se retrase la puesta en marcha de un nuevo medio de comunicación”

La 97.3 de la frecuencia modulada seguirá emitiendo sólo música. El consejo de la radio de Torrent reunido en la tarde de ayer decidió paralizar el inicio de las emisiones en pruebas de Radio Torrent 97.3 previstas para hoy y anunciadas unas horas antes en los desayunos quincenales con los medios de comunicación por el concejal de comunicación, Alfred Costa.

Pese a que se trataba de un periodo de pruebas con un programa despertador e información local –“la habitual de una emisora local” para el concejal- y que Costa comunicó a los integrantes del consejo asesor que había invitado a todas las asociaciones locales a que presentaran sus proyectos para participar, tanto Partido Popular como Ciudadanos y Comprimís decidieron aplazar un proyecto “elaborado por profesionales del medio en los que no se ha confiado”.

Esta decisión además pone en jaque la reapertura oficial de la emisora que el mismo Costa quería llevar a cabo el próximo 12 de mayo sacando la radio a la avenida a la altura del ficus con un programa doblemente conmemorativo del inicio de las emisiones de Radio Torrente en la República hace 80 años y de la radio parroquial hace 60, en el que debían desfilar algunos protagonistas de aquellas primeras experiencias radiofónicas y diferentes representantes de colectivos sociales y culturales de la ciudad como miembros de las principales asociaciones, músicos locales, periodistas o personajes ilustres.

Alfred Costa, en declaraciones a Levante-EMV, criticaba la postura de de los grupos de la oposición que impedirá que un medio de comunicación municipal en el que pueden y tener voz y participar todos los colectivos de la ciudad pueda funcionar con normalidad: “Es lamentable que justo al día siguiente de la jornada mundial de la Libertad de Prensa, se retrase en Torrent un proyecto que supone la puesta en marcha de un nuevo medio de comunicación”. El mismo periódico informa de que fuentes municipales tienen la sospecha de que “ciertos grupos lo que pretenden es vetar a personas concretas que puedan participar en programas porque les son incómodas”.

La radio municipal, que fue financiada con subvenciones procedentes del denominado ‘Plan E’ del gobierno de Zapatero y que costó cerca de 1.200.000€, se puso en marcha en julio de 2011 bajo el gobierno del Partido Popular de María José Catalá, que concedería un contrato de servicios a Inma Sánchez Casabán, persona que hasta ese momento había trabajado en su gabinete de prensa. Desde sus inicios y hasta su cese de emisiones por la expiración del contrato en julio del año pasado, la emisora ha estado envuelta por la polémica y ha sido el foco de numerosas críticas, especialmente de Comprimís que, curiosamente, veta ahora su reapertura pese a que se había confeccionado el consejo asesor que debía supervisar su programación que reclamaban bajo mandato del PP y que nunca llegó a convocarse pese a que así lo dictaminaba el Reglamento Interno de la emisora municipal. En aquella época Sento Beguer denunciaba, además de un descontrol del ente por parte del Parido Popular, que no se respetaba la pluralidad: “La radio municipal actúa por dictado del gobierno municipal sin ningún control de los grupos de la oposición”.

A este respecto hacía referencia el propio Costa recordando que el PP “puso en marcha la radio sin contar con nadie y sin dar cuentas, y ahora se aprovecha de que hay un reglamento para boicotear los proyectos que ponemos en marcha, tanto en este caso como en otros”.