El Partido Popular denuncia la dualidad de colores en los pasos de peatones impulsada por ellos mismos durante el mandato de la Sra. Folgado

Los torrentinos y torrentinas que acudieron ayer a presenciar el pleno municipal pudieron vivir en primera persona la ruptura instalada en el Partido Popular, al ver como tres de sus nueve concejales rompieron la disciplina de voto para apoyar una moción de Compromís en apoyo al colectivo LGTB y que recoge, entre otras cuestiones, la colocación de la bandera del arcoíris en la fachada del ayuntamiento los días 17 de mayo y 28 de junio. Así, Nacho Carratalá, Jorge Planells y Ana Penella se distanciaron de la estrategia basada en la abstención de su sorprendida “portavoz en funciones” Amparo Folgado.

Más allá de esta traición y distanciamiento a la postura retrógrada e impropia del siglo XXI de la Sra. Folgado, la situación de inestabilidad y de caminar sin rumbo y desconocimiento del Partido Popular volvió a hacerse evidente minutos más tarde en el turno de ruegos y preguntas cuando el popular Nacho Carratalá cuestionó al concejal de Seguridad y Movilidad, José Antonio Castillejo, la dualidad de colores sobre la calzada para señalizar pasos de peatones que, a su entender, contradice el Reglamento General de Circulación.

Lo que Carratalá obvia o desconoce, mostrando una vez más su incapacidad y la de su grupo para hacer oposición, es que los pasos de peatones que se están pintando actualmente en la ciudad no son “una novedad” -salvo para él-, sino que es una práctica que implantó su compañero de bancada y de disidencia Jorge Planells, quien puso en marcha en su etapa al frente de la concejalía que hoy encabeza Castillejo la iniciativa de destacar con rojo aquellos pasos de peatones que por su ubicación o uso pudieran resultar más peligrosos.

Así, ya existían pasos de peatones a ras de calzada con las características que ahora denuncia Carratalá en la Avda. San Lorenzo en su acceso al colegio Teresianas o en la Avda. Juan Carlos I, en ambos sentidos de la circulación, así como en una cincuentena de pasos elevados a lo largo del casco urbano y del Vedat.

Resulta una vez más curioso y sonrojante que el Partido Popular vuelva a denunciar una acción que impulsaron ellos y que ahora ven incorrecta, haciéndonos recordar episodios grotescos como el “birragate”, el coche de Portugal o los “encuentros catalanistas” en El Vedat de la Sra. Folgado.

Por eso pedimos al Sr. Carratalá que, ya que no es honesto con su grupo, al menos lo sea con los vecinos y vecinas de Torrent y no trate de confundirlos con mensajes equivocados.