Jesús Ros desenmascaró ayer en rueda de prensa el oportunismo de Gozalvo a la búsqueda desesperada de un titular en prensa

Desde el PSPV-PSOETorrent lamentamos profundamente las declaraciones del anterior concejal de Medio Ambiente, José Francisco Gozalvo, en las que menosprecia a los agricultores, comunidad de regantes, representantes de urbanizaciones y técnicos municipales que durante todo el verano han estado trabajando codo con codo con el alcalde de Torrent, Jesús Ros, para buscar una solución a la sequía de los pozos del término manteniendo un contacto directo con numerosas reuniones -mientras él buscaba el mejor ángulo para hacerse una ‘foto folgadiana’ entre las cañas del RegMil.lenari-, unos encuentros que el edil popular califica de «conversaciones de bar en el que lo hablado se diluye como el azúcar en el café».

Estas desafortunadas palabras faltan al respecto a un gran número de vecinos y vecinas de Torrent que padecen este este problema y ponen de nuevo en evidencia al Partido Popular, más aún si tenemos en cuenta que durante los últimos ocho años ni el Sr. Gozalvo ni la Sra. Folgado escucharon ni se reunieron con los afectados, ni «en el bar» ni en la «mesa de agua» de su despacho. Y sobre todo cuando no hicieron absolutamente nada por tratar de prevenir un problema que se veía venir (Aigües de l’Horta viene informando del mismo desde hace años) y que se ha hecho evidente este verano por culpa de su nefasta gestión.

También resulta desalentador que un equipo de gobierno haya estado al frente de nuestra ciudad durante ocho años sin enterarse de nada. Y, al parecer, siguen sin hacerlo. Ni sabían que existía en 2007 un proyecto de abastecimiento de agua de 1999 como ellos mismos reconocen ni son conscientes que desde el año pasado el actual gobierno socialista trabaja en este asunto de manera insistente. Sin ir más lejos, el pasado 3 de marzo se solicitó a Aigües de l’Horta un estudio de la viabilidad técnica y económica de las obras y actuaciones que resulten necesarias para abastecer de agua potable a núcleos de población del término de Torrent que carecen de ella.

Un estudio que se solicitó hace casi medio año -y no ahora como apuntan erróneamente los populares- con el que se pretende una «solución real» y viable, no como el supuesto proyecto de abastecimiento de agua en el que dice el Sr. Gozalvo que estaban trabajando, un proyecto inexistente que se suma al del AnticMercat, al de la segunda Escuela Oficial de Idiomas, al del Hospital… un ejemplo más de la manera de gobernar de Amparo Folgado, basada en la falta de previsión y en el engaño trilero a los ciudadanos y ciudadanas de Torrent. Por otra parte, no deja de llamar la atención que ahora plantean un proyecto a 10 años al que, de haberlo puesto en marcha su partido en 2007, sólo le restaría un año para concluir.

Ros desenmascaró ayer en rueda de prensa el oportunismo de Amparo Folgado a la búsqueda desesperada de un titular en prensa, y demostró el poco interés que ha tenido el Partido Popular en este asunto, primero encerrando el proyecto de 1999 en un cajón de Conselleria y luego olvidándolo e ignorándolo «entre el polvo» de los armarios del consistorio.

El objetivo de los socialistas de Torrent es dedicar todos los esfuerzos posibles en dar solución a este asunto y es uno de nuestros objetivos primordiales que la solución al problema del abastecimiento de agua a nuestros diseminados esté en la cartera de prioridades de la Generalitat Valenciana. Para ello ya se mantienen contactos desde hace tiempo con el EMSHI y con el secretario autonómico de Agricultura, con el que se retomarán las conversaciones en breve para dar forma al proyecto que facilite una solución definitiva al problema de abastecimiento.

Pese a la continua falta a la verdad y al sentido común en el escrito enviado a los medios hoy por el PP, hay que decir que no todo es mentira en la nota; se dice una verdad: «la política de Ros es que lo solucione el que venga después». Y así es en la práctica: el equipo del alcalde lleva más de un año tratando de solucionar todos los problemas heredados que dejó el desafortunado gobierno de Amparo Folgado para el que viniera: el marrón de GAIA, el de la Cotxera, el parking de Juan Carlos I, el AnticMercat, las facturas en los cajones, NousEspais… y ahora, uno más -no por ello el último-, el del agua.