El Consell Agrari nombra Vicent Mora como Agricultor del año 2016

Vicent Mora Orti, más conocido por todos como el Periquillo, fue homenajeado el viernes como agricultor del año 2016 en Torrent. Un galardón que reconoce su labor y dedicación en eIMG_1308-Bl campo durante más de 73 años de trabajo. Además, el Consell Agrari le otorgó el título de presidente de honor gracias a la labor que ha llevado a cabo durante tantos años al frente de este organismo, puesto que fue vicepresidente desde el 1990 hasta el año 2007.

En el acto, Vicent estuvo acompañado de familiares, amigos y conocidos que no quisieron perderse este reconocimiento tan emotivo para él. El nombramiento se celebró coincidiendo con la festividad de Sant Isidre Labrador, en que se ofició una misa en honor al santo a la parroquia de Mont-Sió. Después del oficio religioso, la sede del Consejo acogió el acto de entrega de los dos galardones, al cual no faltó el alcalde Jesús Ros y la mayoría de los miembros de la corporación municipal.

Una ceremonia llena de sentimiento donde el alcalde Jesús Ros dio las gracias a todos los agricultores que durante años han trabajado y trabajan en el campo, en especial al Periquillo, “por su dedicación constante y para estar siempre a punto para ayudar, de manera desinteresada, quién lo necesitara”.

Su trayectoria

El Periquillo nació un 4 de enero de 1932 en Torrent, casado con Concepción Ortí, con quién tuvo un hijo y una hija, Inma y Vicent, a los cuales inculcó su amor por la tierra pero haciéndolos saber el sacrificio y el trabajo que esto comportaba. Vicent fue responsable de la brigada de obras del Consell Agrari y desde el 1990 hasta el 2007, vicepresidente de este organismo. Además, fue el primero que pavimentó calles de Torrent con los medios de que disponía en ese momento el Consell Agrari y actualmente todavía es el presidente de los motores de los Gils y de la Serra, mediante los cuales y por iniciativa suya, el riego gota a gota llegó al secano, hecho que comportó un cambio en el sistema de riego.

Desde que Vicent se jubiló no se ha desapegado de la tierra, todas las tardes se acerca al motor y aprovecha cualquier rincón de tierra en casa de los hijos para plantar y cuidar algunas plantaciones, su vida era, es y será la tierra.