El gobierno socialista de Torrent pone en marcha una tarjeta-monedero para atender las ayudas de emergencia social

Un total de 450 personas serán beneficiarias de las de la tarjeta social en una primera fase de implantación

 La iniciativa, fruto del consenso de la comisión de revisión del punto de alimento, favorecerá la autonomía y la autogestión del crédito por parte de las familias, además de dinamizar el comercio local

El Equipo de gobierno socialista, cumpliendo con su compromiso por mejorar la vida de las personas, ha acordado en la clausura de la comisión del punto de alimentos la puesta en marcha de una tarjeta social con la que la persona portadora de la misma pueda adquirir productos de primera necesidad mediante pasarela de pago TPV en los comercios de Torrent.

Esta mañana se ha presentado en el encuentro con los medios de comunicación el proyecto de la tarjeta social, una medida innovadora destinada a las familias más necesitadas basado en la autogestión de la ayuda.

El alcalde Jesús Ros ha expresado su orgullo por sacar adelante uno de los puntos “más importantes de esta legislatura, con el que se cumple con el compromiso electoral del equipo de gobierno de estudiar el modelo de asistencia social deTorrent para dignificar, no estigmatizar y mejorar la autonomía de las personas más necesitadas. Además, se ha hecho fruto del diálogo y del consenso de la comisión de estudio del punto de alimentos, tras más de siete meses de trabajo, donde han participado todas las entidades que han tenido y tienen relación directa con los problemas sociales de nuestra ciudad, a los que hay que felicitar por su compromiso y labor”.

Se trata pues de un proyecto cuya filosofía se corresponde con esta responsabilidad social y se basa en la utilización por parte de los beneficiarios de una tarjeta de débito que será recargada periódicamente y que permitirá a las personas beneficiarias adquirir productos de alimentación, así como cubrir subsidiariamente otras necesidades básicas, como las vinculadas al aseo y la higiene personal.

“Uno de los puntos de nuestro programa reflejaba nuestro interés por renovar y mejorar el funcionamiento y el sistema de trabajo del punto de alimentos, una herramienta que había sido y es muy útil en Torrent pero que considerábamos que ya necesitaba una revisión y actualización de acuerdo a los nuevos retos sociales que nos marcamos desde la delegación de Bienestar Social”, ha explicado el concejal de Atención a las Personas, Francesc Carbonell, quien ha añadido: “Tan importante como revisar el modelo del punto de alimentos, era hacerlo con el mayor consenso posible, por lo que, en un ejercicio de responsabilidad, participación y transparencia, se ha respetado la decisión de la comisión donde todos los agentes sociales han podido expresar su opinión y han decidido que lo mejor para nuestra ciudad es la puesta en marcha de la tarjeta social que aportará numerosos beneficios a sus propietarios”.

Así, este novedoso sistema permitirá, en su fase piloto durante los próximos seis meses, que 450 personas tengan sus necesidades vitales básicas cubiertas de una manera eficaz y digna, ofreciendo un mejor servicio y con mayores posibilidades a las actuales, ya que “una persona podrá acceder a productos que realmente necesita y que ahora no dispensa el punto de alimentos, es decir, mayor cantidad y variedad que en estos momentos”, comenta Carbonell, quien ha matizado que, tras el periodo de prueba, que “esperamos sea satisfactorio, la intención es ampliarlo de manera progresiva al resto de usuarios del punto de alimentos”, que continuará abierto y atendiendo al resto de personas como hasta ahora.

La puesta en marcha de este proyecto no supone el cierre del Punto de Alimentos, ya que este servicio es “esencial” para la población: “En ninguna conclusión de las reuniones con la comisión se plantea su cierre, ya que muchas de las aportaciones no se reciben de forma económica sino de alimentos recogidos en eventos sociales y deportivos, como por ejemplo la Legua Urbana que recogió más de 700 kg”, ha apuntado el concejal Francesc Carbonell.

La tarjeta social contará con un diseño con el que pasará desapercibida y será totalmente gratuita para el usuario y sin costo alguno para el ayuntamiento; con ella se pretende no sólo mejorar la independencia y dignificar a sus portadores, sino que las familias asuman una serie de compromisos y ayudarlas para que puedan aprovechar al máximo la misma: “Queremos que sean independientes pero también educarlas para que aprendan a administrarse y sacar el máximo partido a los recursos que les facilitamos”, ha argumentado Francesc Carbonell.

El concejal de Atención a las Personas ha mantenido en las últimas fechas una serie de reuniones con las entidades financieras que asumirán la distribución de las mismas junto al concejal del área de Modernización y Gestión de Recursos, Andrés Campos, quién ha expuesto que “el crédito destinado a estas ayudas se podrá canjear por productos en diferentes comercios de la localidad adheridos a este proyecto, de forma que se favorecerá al mismo tiempo la dinamización del comercio local”.